sábado, 27 de diciembre de 2008

Columpiandome hacia el infinito me encontré un árbol en el horizonte


2.005

El recuerdo de la infancia, bonita nostalgia,
el sol de invierno que no calienta.
Sentir frio en las manos y en la cara.
Con mi abrigo rosa, mamá me ataba
la bufanda al cuello para que no se me bajara la capucha.

5 comentarios:

Alberto Tallón dijo...

¡un columpio de hierro! como los que había cuando era pequeño. No sé si es por los recuerdos del columpio o por la luz de las fotos, pero me da una sensación de nostálgia...

Bonita composición!

María Castellanos Vicente dijo...

a mi madre nunca le gustaron las capuchas, a mi si. bss

Augusta II dijo...

Duro y nostálgico a la vez cuando el sol quiere calentar pero el suelo no le deja. Cuando sientes frío en el rostro, pero llevas la bufanda que tu madre te ha puesto.

Me alegro de contar contigo, Stefany.

Feliz entrada de año.

Stefany González dijo...

Alberto: la verdad que ya no hacen columpios como los de antes, los suelos de los paques infantiles son acolgados y los columpios son para niños hiperactivos...en fins.
Hice esta serie hace años, y para mi tiene una poetica y nostalgia, que es de mis obras favoritas, creo que no he vueltoa repetir algo tan bueno. :-)

Maria: las capuchas molan tengas la edad que tengas. yo aun sigo poniendome la mia, aunque no me la abroche mamá.

Aida: Yo también me alegro de colaborar contigo. Con internet y la esfera bloggera no hay fronteras. Ojalá el 2009 nos traiga muchos proyectos buenos, y quien sabe, tal vez hasta coincida que nos conozcamos.

Un abrazo a todos y feliz entrada de año 2009, el año del Toro.

Biel dijo...

El año del toro, ojú!

Muy buen tríptico, de verdad!

Feliz 2009!

Pd.: estoy espeso